Seguramente te habrás hecho esta pregunta en alguna ocasión y quizá habrás encontrado alguna dificultad para responderla. En este post vamos a definir la figura del psicólogo y cuándo se podría requerir la ayuda de este profesional, ya que considero que la información puede facilitar la terapia y hacer que sea más cómoda y eficaz.

¿Qué es un psicólogo? Un psicólogo es un especialista de la conducta humana, el cual enseña una serie de técnicas, habilidades y estrategias psicológicas para conseguir que las personas afronten los problemas de una forma exitosa y los superen. ¿Cómo? El psicólogo trabaja como un “entrenador” enseñándote estrategias y habilidades con la intención de que las pongas en práctica hasta dominarlas, lo que te va a permitir poder hacer frente a los problemas de una manera eficaz. Por lo tanto, el psicólogo, te va a enseñar cómo manejar las situaciones causantes del problema pero el que lo va a poner en práctica eres tú.

La terapia no consiste en acudir a la consulta una vez por semana para charlar, sino en aprender habilidades y practicarlas. Ninguna terapia va a funcionar si no participas de manera activa en ella. Por esta razón, cuanto más te impliques y más te esfuerces, más rápida y eficaz será la terapia.

 

Qué es un psicólogo

 

¿Cómo sé si necesito un psicólogo? Todos, en determinados momentos de nuestra vida, nos enfrentamos a dificultades a las que hacemos frente con las herramientas de las que disponemos. La mayoría de las veces superamos esas dificultades, pero hay ocasiones en las que, a pesar de haber puesto en marcha todos los recursos de los que disponemos, no somos capaces de resolverlas. Algunas de estas situaciones se podrían englobar en las siguientes:

  • Cuando se ven afectadas una o varias áreas de tu vida: social, laboral, académica, familiar, calidad de vida, salud…
  • Cuando experimentamos emociones negativas intensas como miedo, ansiedad, desesperanza… que se están prolongando demasiado en el tiempo.
  • Cuando, a pesar de nuestros esfuerzos e implicación, no hemos sido capaces de resolver satisfactoriamente una situación o problema que nos causa esos estados emocionales negativos intensos.
  • Cuando un tratamiento psicofarmacológico no ha resultado del todo eficaz, o tras retirarlo, vuelven a aparecer los síntomas.
  • Cuando una persona importante en tu vida se ve afectada por un problema que necesita intervención profesional.
  • O simplemente cuando, a pesar de no haberse dado ninguna de estas circunstancias, queremos mejorar nuestra calidad de vida y bienestar, entrenándonos en técnicas que nos permitan mejorar nuestra asertividad, autoestima, resolución de problemas, inteligencia emocional…

Si crees que necesitas un psicólogo, ahora que ya sabes qué es y cómo puede ayudarte, es importante que elijas a un profesional cualificado, con el que te sientas cómodo, no juzgado, comprendido y el cual aplique aquellas técnicas que están avaladas científicamente. Porque no olvidemos que la psicología es una ciencia y tu bienestar lo más importante.