Si es la primera vez que acudes a un psicólogo o te lo estás planteando, es normal que tengas dudas y, en ocasiones, esa incertidumbre es lo que te frena a la hora de dar el paso y pedir cita. En el anterior post vimos qué es un psicólogo y cómo puede ayudarnos, pero… ¿en qué consiste una terapia? En este post vamos a ver las fases de las que consta una terapia psicológica para tener un poco más claro en qué se basa y cómo funciona.

¿En qué consiste una terapia? La terapia consta de 4 fases: Evaluación, Hipótesis, Terapia y Seguimiento.

La fase de Evaluación es muy importante, ya que es la base de toda la terapia. En esta fase se va a recoger toda la información necesaria para comprender tu problema: cómo se originó y por qué se sigue manteniendo. Para obtener esta información, el psicólogo, va a hacerte una serie de preguntas relacionadas con el problema y te irá dando alguna tarea para casa (cuestionarios, autorregistros.)… Cuanto más fiable sea la información, más eficaz será la terapia. Esta fase suele tener una duración de 2 o 3 sesiones.

En la fase de exposición de la Hipótesis el psicólogo, basándose en la información obtenida, te explicará cómo se originó tu problema, por qué se sigue manteniendo y en qué va a consistir la terapia. Esta fase suele tener una duración de 1 sesión.

En la fase de Terapia el psicólogo te entrenará en una serie de técnicas y estrategias centradas en la solución de tu problema que tendrás que ir poniendo en práctica, primero en consulta y una vez que las domines las aplicarás en tu día a día. El aprendizaje es progresivo y la práctica también; las irás aplicando a medida en que te familiarices con ellas y te sientas cómodo y preparado. En esta fase es muy importante la práctica diaria para conseguir tus objetivos de la manera más rápida y eficaz posible. La duración de esta fase depende de la naturaleza del problema y de tu implicación.

La fase de Seguimiento empieza cuando termina la terapia, una vez que ya eres capaz de aplicar todo lo aprendido por ti mismo y ya no necesitas el apoyo del psicólogo. El objetivo es fomentar tu independencia. Las sesiones se irán espaciando más en el tiempo. Aquí termina la terapia pero no tu trabajo personal.

La información es importante, no dudes en pedirla. Puedes ponerte en contacto conmigo para poder resolver cualquier duda que pueda surgirte. Una terapia es más eficaz cuando sabes lo que estás haciendo y por qué.